viernes, 28 de septiembre de 2012

Dí tu palabra y rómpete






“Retrospective Buddaha”, de Nam June Paik



He escrito alguna que otra vez que la televisión es mucho más convencional que la sociedad que la mira, de ahí que no sean mejores los que critican ferozmente a los programas en los que la gente se despelleja, vapulea y vilipendia sin piedad, que los que los siguen y hasta los defienden. Esta idea anda en sintonía con la que de forma más sesuda le he leído hace unos días  hace unos días al mejor cronista del malestar en USA, David Foster Wallace: “La televisión no es vulgar y lasciva porque la gente que compone la audiencia sea vulgar y lasciva. La televisión es así simplemente porque las personas suelen ser muy similares en sus intereses vulgares y lascivos, y ampliamente diferentes en sus intereses refinados, estéticos y nobles.

Los programas del despelleje, en el fondo, no tienen otro atractivo que poner de manifiesto a través de la morbosa necesidad que tenemos de curiosear, juzgar y fantasear  con las vidas ajenas, lo perra y anodina que es la existencia que solemos llevar tras la puerta de nuestra casa.

La vida, en definitiva, no es otra cosa que lo que le pasa a “uno mismo”, si bien hemos de aceptar de antemano que la mayoría de las veces “uno mismo” en realidad son “los otros”: los que viven en la casa de enfrente, los que se ven en la pantalla del televisor,  los que se oyen al otro lado del tabique de la salita, los que vemos hurgarse la nariz en el coche del carril de al lado mientras cambia el semáforo, o quien se nos sienta en frente cuando viajamos en el autobús de regreso a casa. Todos ellos conforman el colectivo anónimo sobre el que arrojamos cada mañana al levantarnos toda la mala baba que es capaz de producir la mediocre realidad cotidiana que arrastramos, o nos arrastra.

Claro está que viendo a tantos jóvenes sobradamente preparados mendigando por el mercado laboral puestos de trabajo “submileuristas”, últimamente se ofrecen los “cuatrocientoseuristas”, en los que hay que echar más horas que un reloj, no nos ha de resultar extraño que algunos de ellos se sientan tentados de tirar por el atajo del “famoseo del despelleje” ofreciéndose como carnaza televisiva para poder sacar el cuello. Hoy en día parecen tener más futuro los “platós” de TV que las aulas universitarias.

Someterse un rato a usa sesión de “telebasuraterápia” tiene de positivo que se acaba conociendo hasta al viejo Nietzsche: “Di tu palabra y rómpete”. Definitivamente, paisano, Darwin se equivocó: El mono es demasiado bueno para que descendamos de él.

(Twitter:@suarezgallego)

2 comentarios:

  1. Figure 3 - Model-based inspection software makes use of a simple process of align, examine and report for fast in-process mildew cavity inspection. Figure 2 - Capturing Cotton Duvet Covers and processing information using reverse engineering software is a three-step course of. Figure 1 - With model-based definition, every little thing that defines the half exists in a single digital archive, together with means to|tips on how to} manufacture and examine the half.

    ResponderEliminar
  2. As mentioned, every variation requires the usage of} a barely totally different tactic to increase the odds, 토토사이트 but there are widespread suggestions that apply to extra video poker games than not. In most situations keep away from holding on to a 3 card straight or a 3 card flush, almost by no means hold a kicker, and in case you are playing in} Deuces Wild, don’t discard a deuce. As mentioned above, video poker is the only casino sport that lets you you to|that permits you to} see the true payback for the complete methods to win upfront. Most video poker machines show a pay desk at the prime of the display screen.

    ResponderEliminar